Trump obliga a firmas de EE.UU. a invertir en su país y su familia busca negocios afuera

enero / 2017

En dos semanas, será el hijo del político más poderoso del mundo. Pero, en la noche de antes de ayer, estuvo estrechando las manos de los “centenares” de compradores que pagarán más de medio millón de dólares para poseer un departamento en la torre Trump en Punta del Este.

Eric Trump es muy alto (1,96), tiene modales amables, un discurso estudiado y encorsetado -del que apenas se aparta- y clara vocación de vendedor inmobiliario. Las palabras “mejor”, “más lujoso”, “más grande”, “exitosos”, son constantes en su vocabulario. En eso, se parece mucho a su padre.

El mercado de edificios de lujo de Punta del Este está al borde de la saturación, según las inmobiliarias locales. En la entrada del showroom de la Trump Tower, hay una foto de Donald Trump, rodeado por sus tres hijos (Donald Jr, Ivanka y Eric) de su primer matrimonio. En las ocasiones anteriores que vino al balneario uruguayo, Eric era el descendiente de un millonario. Ahora, es el heredero de un presidente. “Estoy extremadamente orgulloso de mi padre, del que soy muy cercano, y creo que hará un gran trabajo”, puntualiza. “Seré quien lo alienta y quien lo defienda”.

Fuente: TN
ver nota completa